• Presión, ardor, tensión o molestia opresiva en el pecho que dura cinco minutos o más.
  • Molestia constante que parece indigestión.
  • Presión incómoda del pecho que irradia a los hombros, los brazos, el cuello, la mandíbula o la espalda.
  • Mareo, desmayo, sudor o malestar de estómago.
  • Dificultad para respirar sin que haya una explicación obvia.
  • Ansiedad, debilidad, náuseas o cansancio inexplicables.
  • Conciencia de tener alteraciones de los latidos normales del corazón, con sudor inexplicable y palidez de la piel.
  • Sin embargo, las mujeres son más propensas que los hombres a experimentar algunos de los otros síntomas comunes, sobre todo falta de aire, náuseas y vómitos o dolor en la espalda o la mandíbula.

¿Qué debo hacer?

La tensión y los dolores musculares en el pecho también pueden confundirse con la angina. Pero   es mejor la precaución al error. Usted debe dejar cualquier trabajo que esté realizando y pedir ayuda y solicite una ambulancia, no es recomendable que usted vaya al hospital en su propio coche. Evite todo lo que suponga más estrés para su corazón

 

También puede ser de ayuda masticar una aspirina de 100 mgcon el fin de que la sangre sea más fluida y ayude a prevenir los coágulos que originan la trombosis o el infarto.

 

Cuando usted llegue a urgencias no tema decir que posiblemente sufra un infarto porque cuanto más rápido sea el acceso al tratamiento  mayores posibilidades tendrá de sobrevivir.

 

¿Qué más puedo hacer?

 

En el contexto de un ataque cardíaco o infarto un individuo puede presentar un paro cardíaco.

 

Si usted se da cuenta de que el individuo no responde, no respira y no tiene pulso, puede comenzar a realizar las maniobras de resucitación cardíaca de inmediato (si sabe realizarlas). Conozca más de la resucitación cardíaca y sus cursos con American Heart Association

 

Existen muchos factores de riesgo para el infarto

-edad: hombres mayores de 45 años y mujeres mayores de 50 años

-infarto previo

-Angioplastia coronaria o stent previo

-historia familiar de enfermedad cardiaca: padre o hermano con diagnostico menor de 55 años, madre o hermana antes de los 65 años

-diabetes

-colesterol elevado

-hipertensión arterial

-ser fumador

-sobrepeso y obesidad

-sedentarismo

Si usted tiene uno o más de estos factores consulte a su médico para saber cómo reducir el riesgo de sufrir un infarto de miocardio