Se refiere a un amplio rango de síntomas que:

 

  • Comienzan durante la segunda mitad del ciclo menstrual (14 días o más después del primer día de su último ciclo menstrual).
  • Desaparecen de uno a dos días después de que el periodo menstrual comienza.

 

Causas

 

No se ha identificado la causa exacta del síndrome premenstrual. Los cambios en los niveles de hormonas del cerebro pueden jugar un papel, pero esto no se ha demostrado. Las mujeres con síndrome premenstrual también pueden responder de manera diferente a estas hormonas.

El síndrome premenstrual puede estar relacionado con factores sociales, culturales, biológicos y psicológicos.

Hasta 3 de cada 4 mujeres experimentan síntomas del síndrome premenstrual durante sus años fértiles. Ocurre con mayor frecuencia en mujeres:

  • Que están entre los 27 a 29 años y los 47 a 49 años.
  • Que han tenido al menos un hijo.
  • Con antecedentes familiares o personales de depresión grave.
  • Con antecedentes de depresión puerperal o un trastorno afectivo del estado de ánimo.

Los síntomas con frecuencia empeoran en la mujer que está en o cerca de los 40 años, ya que se aproxima al período de transición a la menopausia.

Síntomas

Los síntomas físicos más comunes son:

 

Otros síntomas abarcan:

 

  • Confusión, dificultad para concentrarse u olvidos
  • Fatigao sentirse lenta o perezosa
  • Sentimientos de tristeza y desesperanza
  • Sentimientos de tensión, ansiedad o nerviosismo
  • Comportamiento irritable, hostil o agresivo, con arranques de ira hacia sí misma o hacia los demás
  • Pérdida del impulso sexual (puede incrementarse en algunas mujeres)
  • Altibajos en el estado de ánimo
  • Poca capacidad de discernimiento
  • Baja autoestima, sentimientos de culpa o aumento de los miedos
  • Problemas para dormir (dormir demasiado o muy poco)

 

Tratamiento

 

Mantenga un diario o registro diario durante al menos tres meses. Anote el tipo de síntomas que tiene, qué tan graves son y cuánto duran. Este diario de síntomas los ayudará a usted y a su médico a encontrar el mejor tratamiento.

 

Un estilo de vida saludable es el primer paso para el manejo del síndrome premenstrual. Para muchas mujeres, las estrategias con respecto al estilo de vida a menudo son suficientes para controlar los síntomas.

 

  • Beba muchos líquidos (agua o jugo, no gaseosas, ni alcohol ni otras bebidas con cafeína) para ayudar a reducir la distensión, la retención de líquidos y otros síntomas.
  • Consuma comidas frecuentes y pequeñas. No deje pasar más de tres horas entre los refrigerios y evite comer con exceso.
  • Consuma una alimentación balanceada con granos integrales, verduras y frutas adicionales, y menos o nada de sal o azúcar.
  • Su médico puede recomendarle que tome suplementos nutricionales. La vitamina B6, el calcio y el magnesio se usan normalmente. El triptófano, que se encuentra en los productos lácteos, también puede servir.
  • Haga ejercicio aeróbico regular a lo largo del mes para ayudar a reducir la intensidad de los síntomas. Haga ejercicio con más frecuencia y mayor intensidad durante las semanas cuando tenga el síndrome premenstrual
  • Pruebe a cambiar sus hábitos de sueño nocturnos antes de tomar somníferos.

Se pueden recetar ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno u otros antinflamatorio no esteroides (AINE) para el dolor de cabeza, el dolor de espalda, los cólicos menstruales y la sensibilidad en las mamas.

Los anticonceptivos orales pueden disminuir o incrementar los síntomas del síndrome premenstrual.

En casos graves, los antidepresivos pueden servir siempre con formulación médica

 

Otros medicamentos que se pueden emplear abarcan:

  • Los ansiolíticos para la ansiedad fuerte.
  • Los diuréticos (que pueden ayudar con la retención grave de líquidos que causa distensión, sensibilidad en las mamas y aumento de peso).

La mayoría de las mujeres que reciben tratamiento para los síntomas del síndrome premenstrual logran un buen alivio.

 

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con su médico si:
  • El síndrome premenstrual no desaparece con las medidas de cuidados personales.
  • Los síntomas son tan intensos que limitan su capacidad de desempeño.
  • Usted siente deseos de hacerse daño a sí misma y a los demás.